Tipos de grietas y fisuras en edificios: ¿Por qué aparecen?

Fisuraciones , desprendimientos, degradación y problemas de estanqueidad…son las lesiones que habitualmente encontramos asociadas a la patología en fachadas.

En Ficherotecnia cuantas con packs de detalles constructivos para la rehabilitación de este tipo de daños tanto en el exterior del edificio como en interiores del inmueble, muy útiles para incorporar a tus proyectos de rehabilitación o informes.

Lo más importante a la hora de evitarlas o repararlas es hacer un correcto análisis de su origen.

En el siguiente artículo hablaremos de la tipología, causas y posibles tratamientos de las grietas y fisuras en edificios.

Podemos definirlas como un conjunto de lesiones mecánicas provocadas por la aparición de esfuerzos de tracción en zonas del edificio no preparadas para ello provocando su aparición.

Distinguimos entre:

  • Grietas: cuando la rotura interese a todo el espesor del cerramiento, cualquiera que sea la apertura de la misma.
  • Fisuras: cuando afecte sólo al acabado o a la capa superior.

Clasificación de las grietas o fisuras según su origen.

Clasificación de las grietas:

a) Por acciones mecánicas

Las sobrecargas no correctamente previstas en el diseño pueden ser una de las causas de las grietas.

La solución pasa por reforzar el armado de las zonas expuestas a dichas tensiones adicionales.

En aquellos lugares en que la altura de la construcción cambia las tensiones provocadas por las diferencias de presión vertical pueden provocar grietas.

  • Concentración de tensiones bajo cargas puntuales.
  • En el apoyo de dinteles y vigas de albañilería.
  • Muros expuestos a la acción del viento.
  • Por un asentamiento irregular del terreno.
Grietas en forma de arco descarga en el muro de hormigón de una nave industrial.

b) Por dilataciones y contracciones térmicas del propio elemento.

Los esfuerzos higrotérmicos, provocados por variaciones de temperatura y humedad, influyen decisivamente en el comportamiento de los diversos componentes de la edificación y afectan de manera especial a los cerramientos de fachada, al estar estos más directamente expuestos a las condiciones meteorológicas.

El perímetro de la fachada se lesionará si la estructura ortogonal coarta su libertad de movimientos.

La dilatación térmica de la estructura portante puede llevar a la rotura del cerramiento de ladrillo debido a la inexistencia de juntas de dilatación.

Grietas en muros de gran longitud cuya prevención pasa por la correcta y suficiente disposición de las juntas de dilatación.

Clasificación de las fisuras:

a) Por reflejo del soporte al que están adheridos.

En revestimientos continuos, tenemos las fisuras o grietas escalonadas en redientes.

Estás fisuras o grietas aparecen entramos rectilíneos quebrados en ángulos rectos coincidentes con la geometría de las piezas cerámicas que forman el soporte del revoco.

Se producen por los movimientos relativos de los ladrillos o bloques que forman la fábrica a través de las juntas de mortero pues este es el elemento de menor resistencia del conjunto.

Para su tratamiento debe buscarse el problema de fondo que produce el movimiento relativo ya que sólo reparando el revestimiento no hay garantía de que vuelva a producirse nuevamente luego de solucionar el problema se efectúan las reparaciones del revestimiento.

En revestimientos discontinuos, como consecuencia el movimiento del soporte pueden aparecer problemas de falta de adherencia con sus consiguientes desprendimientos. 

b) Por dilataciones y contracciones higrotérmicas.

A continuación nombramos algunas de las más comunes:

  • En revestimientos continuos, tenemos las fisuras ramificadas, se produce por:

    Movimientos diferenciales entre la base y el revestimiento o entre las diferentes capas de este último.

  • Falta de adherencia entre las mismas
  • Cuando en la fábrica existen manchas eflorescencias
  • Por restos de yeso en contacto con el cemento del mortero (forma etringita) aumentando su volumen, generando problemas de adherencia y finalmente provocando fisuras.

Para evitar la aparición de éstas fisuras es conveniente preparar la base adecuadamente limpiando la prolijamente y cuidando que sea lo más homogénea posible para aplicar luego el revestimiento.

Te dejo aquí el enlace a un post relacionado por si es de tu interés: Tipos de revestimientos de fachada y sus patologías.

Si no es posible cumplir con esta condición debe aplicarse una capa de regularización

  • Fisuras en esquinas a  1/2 pie (grueso cerramiento)
  • Pandeo de las plaquetas, con abombamiento en los cantos del forjado
  • Fisuras de desgarro en el tabique alrededor del marco de la ventana
  • En petos de cubiertas, cizalladura horizontal en la isla da de apoyo en el forjado con inclinación hacia abajo al llegar a la esquina (se suele achacar a dilatación del forjado de cubierta).
  • Juntas de dilatación comprimidas en las que la masilla ha adquirido una forma convexa.
Junta de dilatación abierta en una vivienda adosada.

c) Por retracción hidráulica ( morteros)

En revestimientos continuos, tenemos las fisuras en forma cuarteada.

Este tipo de fisuras, por lo general presenta una abertura mayor en el exterior que en el interior del revestimiento.

Los bordes que delimitan la fisura sobresalen levemente con respecto a la zona intermedia donde se observa cierta concavidad.

Este defecto aparece como resultado de una retracción del material debida a la desecación hidráulica.

La falta de agua puede producirse por una elevada succión del soporte por ello es recomendable humedecer los soportes porosos previo aplicación del revoco.

Puede también estar motivado por una desecación producida por la evaporación del agua de la pasta al aumentar la temperatura; por ello es conveniente interrumpir los revocos en días de mucho calor.

Para evitar la deshidratación durante el fraguado y las posibles fisuras, debe efectuarse un buen curado del mortero.

Otros motivos de aparición de fisuras en los revocos de cemento y arena pueden originarse en una dosificación con mucho cemento y también si se utilizan arenas con exceso de componente arcilloso estos pueden emplearse en morteros de agarre pero nunca en morteros para enfoscado.

d) Por corrosión de armaduras

En el caso de acabados armados la corrosión de dichas armaduras puede dar lugar a reacciones químicas que provoquen variaciones dimensionales en el seno del material ocasionando roturas y desprendimientos.

Cerramiento de antepecho afectado en el empotramiento de la barandilla metálica.

e) Por defecto del material

Como por ejemplo los llamados “pelos de cantera” en mármol, que son líneas de rotura previsible y que deben ser rechazadas en cualquier placa durante su inspección o previamente al encargo.

BIBLIOGRAFÍA

Curso de patología en la edificación, del CTAV (Colegio territorial de arquitectos de Valencia)

Patología y técnicas de intervención. Fachadas y cubiertas. Madrid: Munilla-lería.

Reconocimiento, Diagnosis e Intervención en Fachadas. Barcelona: ITEC, Institut de Tecnología de construcció de Catalunya. Bellmunt i Ribas, R., & Paricio i Casamunt, A. (2000).

Compartir en:
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

¿Qué te ofrece Ficherotecnia?

Recursos editables

Editable 100% para adaptar a tu caso y ser más eficiente en el trabajo
Descúbrelo

Descarga inmediata

Descarga ahora tus proyectos mucho más rápido en tu ordenador
Descúbrelo

Ahorra tiempo

Te facilitamos el trabajo para que inviertas tu tiempo en lo que prefieras
Descúbrelo

Recursos reales

Documentación técnica filtrada 100% de obras reales
Descúbrelo

Artículos relacionados